Del Invierno de 1999 en el que me dejaste con las ganas.

Publicado: 27 noviembre, 2015 en Uncategorized

Yo no quiero hablar de ti, no quiero hablar de mí.

Atrás quedaron las putas ganas de seguir el show y de continuar mintiendo porque llega un momento en el que una se cansa y sólo quiere ser espectador. Y aún así, el dolor se me hunde en el costado y se me nublan los recuerdos que aparecen ante mis ojos. ¿Recuerdas lo que te decía? Que no tengo sed y estoy tragando, que no quiero no estar a tu lado.

A veces pienso, ¿quién pensó el guión? Sin duda, debe estar bastante enfermo…

El Otoño que ya nos deja me ha casado con este Invierno, brindándome su regalo: me condena a seguir durmiendo en aquella noche fría, en la que al llegar ni me miraste. Fui sólo una más de cientos cuando otrora fueron tuyos los primeros voleteos. ¿Cómo no pude darme cuenta? Jugábamos a equivocarnos sin reparar en que hay pecados compartidos y anclajes incapaces de parar nuestros instintos. En fin… Ahora relájate, yo lo llevo bien, todo ha acabado bien. Aunque he de confesarte que a medias de ese viaje, callé a gritos que no quisieras bajarte de él.

Y he de confesar, que aún hoy día, pierdo la conciencia cuando dices “que sea cierto el jamás”.

Oh, cállate. Oh, muérete.

Me morderé las ganas de decirte que te voy a echar de menos.

Anuncios

Protestas, súplicas, sugerencias, hechizos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s